zugvogelblog

Narrar el mundo y la imaginación / Narrate the world and the imagination

Categoría: Atlas biográfico-Literatura

THE HISTORY OF VIOLENCE, by Thomas Ostermeier

img_5526.jpg

     In the history of violence -that nobody has yet written with a sense of totality and global justice-, let us at least proceed step by step. On this occasion, Thomas Ostermeier has staged in Brooklyn the eponymous autobiographical novel by Edouard Louis, which basically concerns homosexuals: ethnically discriminated or not, immigrants and native, proletarians or dispossessed and nerds who signal themselves by feeling, and by reading too much for what it is expected from them. Persecuted, attacked, bullied, fallen ill, jailed or killed. Yes. But the first lesson? Violence is never a unilateral or a bilateral question; there are always more sides to it. And those other sides can be your own kin, homosexuals or not, your partner, your friends, your colleagues; or be within yourself, or be just a part of yourself or be simply right at the heart of your love. An excellent and talented rendition of Louis’ novel in German language by Ostermeier. Two hours that fly. A pleasure to see, despite the harrowing pain.

 0237F0A3-282E-49AD-95D4-0E117546E7FB

L A H O R E

Poesía tallada, poesía escrita

IMG_1002

La tumba del Shah mogol Nur-ud-din Mohammed Salim (Jahangir, que reinó en Lahore entre 1605 y 1627)

DAmero rojo blanco

fue utilizada por el Emperador sikh Rangit Singh como cuartel

Damero hexaedro

y por el ejército británico como carbonera.

IMG_1003

Se encuentra en las afueras de Lahore

puerta de la torre

y tiene cuatro minaretes de mármol, que limitan la espléndida azotea y una terraza en el centro.

Puerta de la tumba del visir

Desde los minaretes se ve la ciudad y una tumba aledaña; la del gobernador de Lahore, pariente cercano, Asif Khan, cuya hija, la princesa Mumtas Mahal fue la mujer del Shah Sahan, quién ordenó construir el Taj Mahal, la tumba dónde ambos tienen su sepultura

Tumba visir Jahangir

Pietra dura en la tumba de Asif Khan

La tradición persa sentía mayor inclinación por la caligrafía como soporte del motivo:

Caligrafía azul

Así, el poema permanecía en el papel en más de una sola forma visible.

caligrafía 2

DE PERSONAS, NOMBRES Y ROSAS (I)

Rosas de fuego

“…¿Qué hay en un nombre? Lo que llamamos rosa

exhalaría un perfume igual de suave con cualquier otro nombre:

así Romeo, aunque no se llamara Romeo,

conservaría la grata perfección que posee

por sí mismo. Romeo, quítate el nombre;

y a cambio de ese nombre, que no es parte de ti,

tómame entera”.

*

What’s in a name? that which we call a rose
By any other name would smell as sweet;
So Romeo would, were he not Romeo call’d,
Retain that dear perfection which he owes
Without that title. Romeo, doff thy name,
And for that name which is no part of thee
Take all myself.
  

(Romeo and Juliet, William Shakespeare)

El río Adigio a su paso por Verona

Verona

Julieta se asoma al balcón de la casa familiar y en un alarde socrático se pregunta por aquello que sabe que no comprende: ¿qué hay en un nombre? ¿por qué no puede amar a Romeo? ¿porque se llama Romeo y es un Montesco? Pero si no se llamara Romeo, ¿no sería acaso el mismo hombre? El nombre del amado se ha convertido en enemigo de su amor. Pero, ¿cuál es el poder de un nombre? ¿qué es un nombre?

Tres rosas suaves

En la noche estrellada de Verona, Julieta expresa el deseo de que los nombres -¿acaso también el lenguaje, salvo la poesía?- desaparezcan, y que el vínculo nuevo que tiende su amor prime sobre todos los demás. Enamorada, para ella todo es posible. Al fin y al cabo, el amor es una fuerza capaz de intentar semejante transgresión, que el arte y la literatura celebran con normalidad desde hace siglos. A Tristán, en la ópera de R. Wagner, le ocurre lo mismo: en pleno éxtasis de amor, en el segundo acto, se olvida de su nombre y cuando Isolda lo llama y se lo recuerda, le responde: “Welcher Name?” (¿Qué nombre?).

La rosaleda de El Retiro

La rosaleda del parque de El Retiro, Madrid

El olvido del nombre propio y de lo que a él va sujeto es símbolo y característica de un amor así, que aspira a la entrega total, a una fusión completa. Extremadamente joven aún -Vladimir Nábokov la habría llamado Lolita- Julieta se siente embargada por el amor y, al mismo tiempo, abrumada, porque ha descubierto que los nombres se interponen como espectros en su camino; no quiere nombres, y el ejemplo que toma para discutir esta peculiaridad humana –la de hablar y designar el mundo mediante signos y nombres que lo representan- es el de una flor, la rosa.

Dos rosas en el verde

La más cantada y recreada, la más hermosa por todas sus cualidades, la que más variedades, colores y perfumes posee. La que, como pocas palabras, encierra un universo y cuenta con una mitología propia. ¿Qué hay en rosa? Un orden seductor, embriagador; colores y perfumes creados a lo largo de siglos, orientes de damasco, perlas y tafetán, aguas y bálsamos medicinales, desiertos y jardines, y, además, historias de amor entreveradas de pétalos y espinas… La rosa representa la intensidad del amor y, también, su destino: es única en nuestra mano y, a la vez, cabe en rosa junto a todas las demás. Shakespeare lo sabe y Julieta está a punto de descubrirlo. Estamos en el teatro.

Ballygunge

(En español)

Ni guerras ni particiones de Estados ni complicaciones de la espiritualidad me han traído hasta aquí. A lo mejor un simple acto de voluntad acompañado de placeres que rara vez he disfrutado en tan armónica proporción.

Krisna robando las  bolas de mantequilla

Krisna robando bolas de mantequilla

Una parte de la atracción es música: Krisna tocando lila con su flauta, expectoraciones en el pasaje que se funden con el estrépito del monzón, el sonido de las caracolas al terminar las pujas, las tijeras del barbero, una orquesta de grillos o los gatos en celo… Una música que se entreteje en el oído de la misma manera que el vecindario se arremolina como estrellas en una galaxia: un precioso brazalete que brilla en la oscuridad. Leer el resto de esta entrada »

Ballygunge

Neither war and partition nor any complication of spirituality has brought me here. Perhaps a sheer act of will, followed by pleasures rarely found elsewhere in the same  harmonious proportions.

Krishna, Lila

Part of the lure is music: the flute for blue Krishna’s lila, the expectorating noises in the passageway whisked into the monsoon rains, the sound of the conch shell once the puja finishes, the barber’s scissors, an orchestra of crickets, or the cats on heat. This music knits itself tightly in my ear in the same way that this neighbourhood knits itself like a galaxy: a precious bracelet beaming in the dark. Leer el resto de esta entrada »

zugvogelblog

Narrar el mundo y la imaginación / Narrate the world and the imagination